PAPANATISMO CON RONALDO

Hace calor en Estados Unidos, mucho calor que diría Kiko Veneno, así que mejor explorar el territorio ártico del aire acondicionado y ver como sudan otros la camiseta.

Rendidos en el sofá es la expresión que explica lo que sucede en Estados Unidos, un país donde el soccer no es puntero –muy lejos del fútbol americano, baloncesto y béisbol, sin olvidar el hockey hielo, apasionante este final de temporada–, a pesar del tremendo impacto de Lionel Messi.

Por la diferencia horaria, en Nueva York uno se puede levantar, desayunar, comer y hacer la siesta siguiendo los partidos de la Eurocopa de fútbol (el que inventaron los ingleses) y rematar con una cena y una copa nocturna viendo los encuentros de la Copa América. Todo por canales normales, sin recurrir a streamings o pago de cuotas extras.

Aunque no lo parezca, esta es la nación de los radicales trumpistas que rebuzna contra esta práctica deportiva por considerarla poco patriótica.

Este artículo está basado en conversaciones con varios conocidos, estadounidenses y europeos, que expresaron su opinión tras una semana del Europeo. La primera conclusión: España es el tapado, el equipo revelación, con la única sombra de que toda la euforia se puede derrumbar como un castillo de arena en el primer cruce a vida o muerte. Alemania es una escuadra poderosa, mientras que Francia e Inglaterra son los mayores fiascos. No juegan a nada, pero cuentan con el beneplácito de la prensa en general. Se ensalza a Bellingham, jugador con mucho porte, pero lo único que ha hecho en dos partidos es un gol de cabeza al más puro estilo Paco Clos.

Y da mucha pena ver el estado de Modric, en cuyo rostro hay una expresión de mucha más edad de los 38 años que tiene. Se le pasó el arroz.

Pero la conclusión más patética hace referencia a Cristiano Ronaldo. Las comparaciones siempre han sido odiosas, pero ver el jueves a Messi contra Canadá, en la apertura de la Copa América, describió a la perfección porque el astro culé siempre fue muy superior al exmerengue. El argentino sigue siendo la luz. Ronaldo, en cambio, solo habla y gesticula. Se marca solo. El segundo gol de Portugal contra Turquía (uno de tantos auto goles) llegó cuando el luso protestaba por no haber recibido el pase.

Lo que mejor le define hasta ahora son las selfies que se sacó con los espontáneos que salieron al campo. Lo suyo es imagen y papanatismo mediático. Quien sabe si la segunda semana desmentirá todo lo dicho aquí. Fútbol es fútbol que decía Vujadin Boskov.

2024-06-23T23:04:45Z dg43tfdfdgfd